Invierte en Propósito, Cultura y Tecnología

Invierte en Propósito, Cultura y Tecnología

Invertir en definir el propósito de tu empresa y en crear una cultura organizacional alineada a él, que aliente la comunicación, el trabajo flexible, la diversidad y cuente con la tecnología adecuada, te permitirá recibir día con día rendimientos de esta inversión.

Invertir en definir el propósito de tu empresa y en crear una cultura organizacional alineada a él, que aliente la comunicación, el trabajo flexible, la diversidad y cuente con la tecnología adecuada, te permitirá recibir día con día rendimientos de esta inversión.

Si una organización tiene un sentido de propósito, con una cultura alineada a este y un modelo de negocio de valor compartido en el que se persiguen objetivos concretos, con métricas bien diseñadas que miden la productividad, irónicamente, no sólo generan mayores retornos para los accionistas (en comparación con empresas que se enfocan exclusivamente en la rentabilidad), también retienen por más tiempo a sus empleados y  atraen a proveedores y clientes que también se comprometen con la forma de hacer negocios de la empresa y la ayudan a mantenerse en pie.

Aunado a esto, está comprobado que los empleados que gozan de flexibilidad laboral tienen mayor interacción entre sí, lo que permite conformar equipos de trabajo más sólidos, eficientes y eficaces, que se sienten más satisfechos y comprometidos con su trabajo, por lo que faltan menos a trabajar y presentan menores niveles de estrés.

La tecnología por su parte, permite eficientar procesos y eliminar la complejidad dentro de las organizaciones, fomenta la comunicación y la transparencia, acelera los flujos de trabajo, ayuda a mejorar los procesos de reclutamiento y la difusión de las oportunidades de trabajo disponibles.

Y finalmente, la inclusión de las minorías dentro de los espacios de trabajo ayuda a promover mayor pluralidad, flexibilidad y creatividad, incrementa los puntos de vista ante cualquier situación, con lo que se obtienen mejores resultados, incrementa la integración y la confianza entre los miembros del equipo, mejora el ambiente laboral, contribuye a aumentar el compromiso de los empleados, fomenta la innovación e incrementa la rentabilidad de la compañía.

Pensar que un peso más para los empleados es un peso menos para los accionistas es un planteamiento erróneo, de hecho, invertir en los empleados, lejos de disminuir las ganancias de los accionistas, ayuda a convertir a las empresas en organizaciones:

rentabilidad, sustentabilidad, responsabilidad
Volviendo a las Raíces del Capitalismo

Volviendo a las Raíces del Capitalismo