Pausas activas en el trabajo ¿las aplicas?

Pausas activas en el trabajo ¿las aplicas?

Estar atado a un escritorio es definitivamente un problema grave de salud, pero existe una solución que puedes incorporar a tu día de trabajo y que además, te hará quemar unas (aprox. 140) calorías extra.

Una pausa activa es un momento de activación que permite un cambio en la dinámica laboral, donde se pueden combinar una serie de movimientos que accionan el sistema musculoesquelético, cardiovascular, respiratorio y cognitivo, dando como beneficios:

  • Disminución de estrés: se libera de manera articular y muscular.
  • Estimula y favorece la circulación.
  • Mejora la postura.
  • Favorece la autoestima y concentración.
  • Motiva y mejora las relaciones interpersonales
  • Mejora el desempeño laboral.

Lo puedes realizar cada hora o mínimo una vez al día. Lo importante, es que pares lo que estás haciendo y por unos 5 a 10 minutos te pongas en movimiento. Si puedes y tienes acceso, sal a caminar fuera de la oficina o sube y baja escaleras. Si te sientes cansado y no te es posible salir o simplemente quieres quedarte en tu silla, entonces realiza movimientos articulares por algunos segundos con las manos, cuello, hombros, brazos, cintura y piernas, así como ejercicios de relajación visual.

No más postergación. Motívate y rompe con la inercia

No más postergación. Motívate y rompe con la inercia

Invierte en tus empleados

Invierte en tus empleados