Maneja la Complejidad

Maneja la Complejidad

No existe una organización que durante su crecimiento no experimente algo de complejidad. Muchas veces es esta complejidad la que provoca que las operaciones de la empresa se concreten y puedan crecer, pero al final del día, termina siendo perjudicial.

Algunos de los aspectos producto de la complejidad que afectan negativamente a la organización son:

  • La estructura de la organización se vuelve confusa al grado que ninguno de los departamentos sabe qué hacer.

  • Se agendan miles de reuniones de trabajo y se envían igual número de correos electrónicos que resultan en pérdida de tiempo, desorganización y pocos o nulos resultados.

  • Incrementa el nivel de burocracia, por lo que los empleados dejan de tener la capacidad de tomar decisiones que afectan su trabajo.

  • Se busca otorgar las mejores herramientas para cada empleado y lo que en realidad se obtiene es una pila de plataformas tecnológicas que nadie sabe usar correctamente.

La clave no está en eliminar la autonomía de las unidades ni las diferentes opciones, sino en manejar conscientemente los beneficios y costos, en optimizar la oferta hacia el cliente, saber  tomar decisiones de manera eficaz y manejar los procesos operacionales, la estructura organizacional y de negocio, así como la infraestructura tecnológica adecuada para soportar todo esto.

Complejidad en las Organizaciones

Si quieres saber más sobre cómo puedes manejar la complejidad dentro de tu organización, visita este vínculo.

Las Organizaciones Como Agentes de Cambio

Las Organizaciones Como Agentes de Cambio

5 Consejos que Todo CEO Debería Seguir

5 Consejos que Todo CEO Debería Seguir