Innovación: No es un problema de ideas

Innovación: No es un problema de ideas

Sabemos que cada vez más, la rentabilidad de una organización año con año depende de su habilidad para innovar, pero cuando las organizaciones tratan de incrementar sus esfuerzos de innovación, comienzan comúnmente con un planteamiento erróneo: “Necesitamos más ideas”.

La innovación no es un problema de ideas; es un problema de reconocimiento. Si bien las ideas son un insumo muy valioso para generar impacto, la mayoría de las veces el problema no está en generarlas, si no en reconocerlas. Muchas empresas sin darse cuenta, cometen el error de sabotear sus propios procesos de innovación al no reconocer las ideas.

Un punto importante a tener en mente, es que la innovación es un proceso en el que todos dentro de la organización deben participar, este proceso combina el descubrimiento de una oportunidad (reconocer la idea), plantearla, aprovecharla e implementarla para alcanzar un resultado. Para lograr esto, la organización debe adoptar una “cultura de alto rendimiento” que es la base de la innovación, sin embargo, intentar crear esta cultura solamente con intenciones y no con acciones, es decir, sin invertir tiempo y dinero en las personas,  lo único que generará es un ambiente de cinismo en la organización.

innovacion total

 

La disrupción en la industria automotriz

La disrupción en la industria automotriz

Megatendencia: Flexibilidad laboral

Megatendencia: Flexibilidad laboral