Crecimiento, ¿Meta o Consecuencia?

Crecimiento, ¿Meta o Consecuencia?

Las organizaciones cuyo propósito principal es crecer están obsoletas, y es que el crecimiento debe ser una consecuencia de la calidad y el servicio que brinden, no una meta a perseguir. Tomemos como ejemplo a Apple: Cuando Steve Jobs concibió la compañía, la razón de su existir era la de mejorar la vida de la sociedad y brindar herramientas útiles que facilitaran el trabajo de sus usuarios, aquellas personas que quisieran ser diferentes. Esta visión, aunada a productos innovadores y de alta calidad, hicieron de Apple una gran compañía.

Analicemos el otro lado de la balanza; el objetivo primordial de Volkswagen durante años fue ser el fabricante #1 del mercado. Lo lograron, pero en el afán de cumplir tal ambición realizaron prácticas poco éticas que al ser descubiertas la convirtieron en una empresa poco confiable que engaña a las autoridades y a los clientes, lo que redujo su valor de mercado considerablemente.

Y como lo hemos comentado anteriormente, a los millennials no les interesa pertenecer a la organización más grande del mundo, sino a la mejor, la que genera un cambio positivo, tiene un impacto en la sociedad y hace de su vida algo significativo, ya sea como empleados o como consumidores.

Por eso es importante que tu visión beneficie a la sociedad, esto te guiará hacia un mercado que comparta tus valores y desee trabajar en conjunto para alcanzar el mismo objetivo y que, en consecuencia, te posicionará como uno de los competidores más fuertes de tu industria.

Crecimiento
La "Docena Disruptiva"

La "Docena Disruptiva"

La Esencia de la Disrupción

La Esencia de la Disrupción